Este pranayama se hace alternando las fosas nasales.

Siéntate cómodamente con la espalda recta. Cierra la fosa nasal izquierda e inspirador la fosa nasal derecha; ahora retén la respiración durante 4 a 5 segundos; ahora cierra la fosa nasal derecha y espira lenta y profundamente por la fosa nasal izquierda; inspira por ese lado, retén la respiración durante 4 a 5 segundos; cierra la fosa nasal izquierda y espira profundamente por la fosa nasal derecha.

Continúa con el ejercicio durante varios minutos y recuerda que la respiración debe ser abdominal.

Beneficios: restablece el equilibrio en los ácidos, alcalinizar la sangre, calma la tensión nerviosa; elimina el dolor de cabeza, mejora la respiración normal.

*Si tienes la tensión arterial alta no retengas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.>

ACEPTAR
Aviso de cookies
EnglishSpanish
Ábreme
¿En qué puedo ayudarte?
¡Hola!
¿En qué puedo ayudarte?