Si respiramos hacemos que el prana pueda circular por nuestro cuerpo y nuestros nadis, pero con cada movimiento de nuestra mente el prana se mueve también. Si tengo una mente llena de tóxicos, mi prana va a ir fluyendo erráticamente por mis nadis y por mucho que me empeñe eso seguirá siendo así. Por lo cual es muy importante hacer que los vientos sutiles de mi mente, que están asociados a mis emociones y a mis inconscientes, sean purificados.

Rasayana, regula todas las constituciones, especialmente Vatta dosha.

Aquí os dejo una ancestral receta que algunos yoguis, iban al bosque con estas medicinas y pasaban largo tiempo sin comer solamente purificándose, para luego volver y seguir con su vida cotidiana, con una mente pura, mente de principiante. Yo la utilicé y es maravillosa.

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de jengibre con cascara
  • 2 cucharadas de canela en corteza
  • 2 cucharadas de pimienta entera
  • 2 cucharadas de nuez moscada triturada
  • 2 cucharadas de clavo de olor
  • 2 litros de agua
  • 1 cucharadita de miel organica
  • 1 cucharadita de ghee

Procedimiento:

Agregar las dos cucharadas grandes de cada ingrediente en los dos litros y medio de agua.

Romper hervor y luego bajar a fuego lent durante dos horas. Añadir agua gradualmente. Al terminar deben quedar dos litros de agua.

Guardar la preparación en la refrigeradora. Calentar diariamente añadiendo media cucharadita de ghee, entibiar y luego agregar media cucharadita de miel orgánica. Tomar medio vaso diario por una semana antes del medio día.

En la segunda semana, tomar medio vasito diario a media mañana. La preparación dura dos semanas.

Disfruta de esta ciencia milenaria del Yoga.

Namaste 🙏

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.>

ACEPTAR
Aviso de cookies